13 julio 2007

10 AÑOS DE UNA MUERTE INJUSTA

Tenía 29 años, hijo de un albañil y una ama de casa, licenciado en Económicas. Trabajador (albañil) y porsteriormente economista.

Aficionado a la música, tocaba la batería en su grupo "Poker", seguidor de Héroes del Silencio.

Su gran delito presentarse por el PP en las elecciones municipales del 95. Soltero, con novia desde hacía 7 años, se iba a casar en septiembre de 1.997, pero sólo 2 meses antes lo "quitaron de enmedio". Lo asesinaron. Cruél, cobardemente...

Hoy se ha cumplido 10 años del asesinato de MIGUEL ÁNGEL BLANCO.

Recuerdo aquellos días y también el trágico desenlace. Seguí minuciosamente toda la información, me lamenté, maldije... y como la inmensa mayoría de españoles lloré.

Recuerdo que iba a El Abalario y a través de la radio seguiamos cada segundo después de conocer la noticia final.

Ha pasado muy rápido estos 10 años. Yo no le conocía, lógicamente, pero desde entonces lo he tenido muy presente y le he recordado en muchas ocasiones.


3 comentarios:

Hermanita de la Caridad dijo...

Ese día creo que España entera se convulsionó, fue algo que caló hondo, como todos los asesinatos terroristas, pero este fue especial, por la forma, tan macabra, tan cruel.
Esos días yo estaba en Madrid, y estuve, como miles de personas en las manifestaciones de la puerta del Sol, entonando el "Libertad sin ira", "mira mis manos, no tienen sangre", y otros lemas que intentaban demostrar la indignación palpable...
No es justo lo que pasó y sigue pasando en España...

Callejuelo dijo...

Ojalá acontecimientos como estos que no sirven nada más que para quitar una vida de enmedio no se vuelva repetir. Es muy cruel e inhumano condenar a una persona a muerte en un corto plazo de tiempo si no te satisfacen las reivindicaciones que pedían. Me alegro mucho por cada etarra que cogen, y paguen en la cárcel todo lo que hacen

marijolamejo dijo...

Tan sólo por él, estos innombrables no se merecen ni tregua, ni acercamientos,... Y si se kieren morir de hambre, ke se muera, por lo menos, puede decidir cómo y cuándo hacerlo. No me explico tantas contemplaciones como tienen con ellos.